Interactive Clinics (www.interactiveclinics.com) ha puesto a disposición del sistema sanitario la plataforma desarrollada conjuntamente por la Universidad de Manresa UVic-UCC, la empresa Bit Genoma y la Universidad de Newcastle (Australia). Esta aplicación ha sido previamente utilizada para el seguimiento de la evolución del dolor, la adherencia al tratamiento prescrito y la monitorización sistemática de los signos y síntomas de enfermedades como la diabetes de tipo 2 y la artritis reumatoide.

La integración con los dispositivos LifeVit ha facilitado la monitorización remota de los pacientes de una forma automatizada, el profesional puede ver todas las biomedidas asociadas al paciente dentro de la plataforma de interactive clinics de una forma fiable y segura.

Desde el principio de la epidemia se trabajó de manera exhaustiva para incluir en la plataforma funcionalidades e El módulo de COVID-19 de Interactive Clinics facilita la autoevaluación mediante el test recomendado por la OMS, permite vincular los datos proporcionados por los pacientes con los sistemas de triaje de las organizaciones de salud para activar alarmas en caso de detectar cambios clínicos, y facilita la comunicación entre pacientes y personal a través del aplicativo de video consultas.

La versión actualizada de la App que ha sido puesta a disposición del sistema de salud de forma gratuita para dar respuesta a la necesidad generada por la pandemia puede descargarse en Google Play y Apple Store.  Los resultados vieron la luz el pasado 6 de abril, cuando pacientes con síntomas de contagio del centro de atención primaria EBA Centelles se convirtieron en los primeros pacientes de COVID-19 en ser tele-monitorizados a través de Interactive Clinics.

Más del 15% del personal Sanitario en España ha presentado síntomas asociados al COVID-19. De ahí la importancia de contar con herramientas que maximicen la capacidad de asistencia al facilitar la autoevaluación y el seguimiento de pacientes a distancia, lo cual además de reducir el riesgo de contagios posibilita la integración de profesionales médicos de otras comunidades autónomas, profesionales jubilados, e incluso profesionales sanitarios con sintomatologías leves que podrán seguir asistiendo pacientes desde sus domicilios.

Durante el desconfinamiento la aplicación será una gran aliada para continuar con la supervisión de pacientes que tras superar cuadros críticos sean dados de alta, así como detectar posibles nuevos contagios y monitorizar tanto a pacientes con diferentes niveles de criticidad asociados a COVID-19 como a personas diagnosticadas con patologías previas a la pandemia. La información proporcionada por los pacientes es custodiada para garantizar que su identidad sólo sea accesible para el médico que hace el seguimiento.

 Aproximadamente unas cien personas mayores, la mayoría con enfermedades crónicas concomitantes en Cataluña central, una de las zonas con más población envejecida afectada por COVID-19, podrán ser monitorizadas mediante Interactive Clinics gracias a la donación de 75 SIM por parte de Vodafone que se distribuirán entre aquellas personas que no tienen conexión junto con tabletas que han sido facilitados por el campus Manresa de la UVic-UCC.

Interactive Clinics fue ideada con el objetivo de facilitar el acceso a la atención médica y el seguimiento clínico. El primer módulo integrado en la plataforma fue el Pain level basado en la escala analógica visual VAS, la medida de referencia para realizar un autoinforme fiable. Para demostrar que responder a la escala de dolor en una pantalla táctil tenía la misma validez que hacerlo en formato papel, se realizó un estudio durante dos años en el que el eVAS demostró tener la misma validez que el tradicional pVAS. Este estudio se publicó el pasado mes de febrero en la prestigiosa revista científica Journal of Medical Internet Research (JMIR).

Impulsada por la voluntad de dar respuesta a las necesidades de COVID-19 en Cataluña Central, la aplicación de Interactive Clinics ha logrado desarrollar nuevos módulos interactivos y consolidar sus herramientas de telemedicina para el seguimiento continuo de pacientes a distancia, la adquisición de los llamados «patient reported outcomes» (resultado reportado por el paciente) y posibilitar un canal de comunicación privado y confiable entre paciente y profesionales de salud.

Cuando finalmente se haya conseguido controlar la pandemia, la utilización de las TIC permitirá a las organizaciones tener mejores infraestructuras de tele-capacidad sobre las que evolucionar, así como disponer de información de utilidad para afrontar futuras crisis.